Forgot Password

Language:
  • en
  • ru
  • fr
  • fr
Currency :
0 $0.00
my cart: 0 item(s)- $0.00

misionero

2 items

  • Biografía

    Fueron años muy intensos

    $20.00

    Juan Santos Ortiz de Villalba

    CHINICURO

    Juan Santos, un religioso capuchino vasco, llegó a Lunchi isla (Pompeya) en el río Napo, en 1965. Tenía 26 años y vivió allí hasta 1988. Fue parte de los cuatro misioneros que emprendieron la creación y desarrollo de CICAME (Centro de Investigaciones Culturales de la Amazonía Ecuatoriana) a comienzos de los años 70. Tuvo a su cargo todo lo referente a recuperación de memoria cultural indígena y las publicaciones consiguientes. Creó y dirigió el Museo Etnográfico y Arqueológico. Hoy vive en la ciudad de Barcelona.

    Este es un libro donde recuerda aquellos años de su vida en el Napo. Le pedimos que en esta ocasión hiciera memoria, expresamente, de lo referente a ese trabajo cultural que tantos años dirigió y elaboró. Él mismo evoca en estas páginas que los naporunas solían llamarle  Chinicuro (gusano ortiga), por lo incisivo, ya veces urticante, de sus comentarios.

  • Biografía

    Fueron años muy intensos (PDF)

    $14.00

    Juan Santos Ortiz de Villalba

    CHINICURO

    Juan Santos, un religioso capuchino vasco, llegó a Lunchi isla (Pompeya) en el río Napo, en 1965. Tenía 26 años y vivió allí hasta 1988. Fue parte de los cuatro misioneros que emprendieron la creación y desarrollo de CICAME (Centro de Investigaciones Culturales de la Amazonía Ecuatoriana) a comienzos de los años 70. Tuvo a su cargo todo lo referente a recuperación de memoria cultural indígena y las publicaciones consiguientes. Creó y dirigió el Museo Etnográfico y Arqueológico. Hoy vive en la ciudad de Barcelona.

    Este es un libro donde recuerda aquellos años de su vida en el Napo. Le pedimos que en esta ocasión hiciera memoria, expresamente, de lo referente a ese trabajo cultural que tantos años dirigió y elaboró. Él mismo, evoca en estas páginas que los naporunas solían llamarle  Chinicuro (gusano ortiga), por lo incisivo, y a veces urticante de sus comentarios.

X